A Santiago sobre cocodrilos nilóticos.

Soy amigo de un cuate egipcio, por gracia Ziyad, espectacularmente inteligente. Lo conocí el mes pasado, un día en que el sol agarrotaba al mundo y servidor se demoraba en la villa de Portomarín por motivos no confesables.  Me fijé en Ziyad porque siempre llama la atención un tipo que, sentado en la mesa de al lado de una terraza y en plena solanera, habla solo y en extraño idioma, como en ardorosa proclama consigo mismo.  No entendí la prédica, pero enseguida pegué la hebra. En un español un tanto delirante me explicó que era egipcio, que venía en misión exploratoria comisionado por el ministerio de turismo de su país y que había dado con las claves para promocionar su lejano y azaroso país en tierra de politeístas, es decir, de cristianos viejos y en retirada. A la tercera “estrellagalicia”, Ziyad comenzó a largar en una extraña mezcla de román paladino y mozárabe clásico:

“Paisa, Ziyad ya sabe, Ziyad ver gente pasar patinete,  pasar bailando conga, titiriteros submarinos ver en prensa, también suben globo y van taxis, Ziyad no tonto, Ziyad armarla en Compostela, promocionar país egipciaco, ¿sabe paisa?”

Resumiendo, el egipcio se levantó, pagó y declaró que salía a  tomar el primer avión para El Cairo. Y hace unos días recibí una llamada:

“Paisa, ser Ziyad, estar en Sarria con novia Ahotep. Y también estar con simpática alcaldesa, salir caminito Santiago con Gustav y Vanesa, Gustav y Vanesa ser cocodrilos egipciacos de la cuarta catarata, sabe paísa? Ziyad y Ahotep ir encaramados cocodrilos, tiqui -tiqui hasta Santiago, paisa, ¿sigue teléfono paisa?”

Servidor anda medianamente curtido, pero me dio un paralís. Llamé a un querido cuate de Sarria y me contó, también al borde del parraque, que, efectivamente, la alcaldesa y la corporación municipal, banda de música incluida, habían despedido a una pareja de chiflados egipcios que, encaramados a dos gigantescos cocodrilos nilóticos, salía para Compostela con toda suerte de sponsors: del rabo de la cocodrila Vanesa colgaba el logo del Xacobeo 2021, del hocico del Gustav un anuncio de  “Ternera Galega” y, para remate, a los saurios les habían colocado una pancarta en el lomo que rezaba “El Apóstol con Egipto, visite las pirámides”.

Aterrado me fui informando, tengo un espía en la Radio Galega que va grabando todo, parece ser que , ya en ventas de Narón, el tal Gustav devoró a una dueña, por gracia Josefina Agrafojo, que se arrimó al hocico del hí de puta por ver si lo de “Ternera Galega” era una publi más del Gadis y tal. Hay que estarle agradecidos a la señora Josefina, incrementó el valor añadido de los dos  únicos negocios que funcionan en el rural de Galicia, los Gadis y los tanatorios. ¿Por dónde carallo iba, que me desperdigo? Ah, sí, por el caminito, seguimos.

Y es que me cuenta, y no para, mi amigo el tribulete, del escandalazo que los tales saurios armaron en Pedrouzo. Resulta que dieron en aparearse entre rugidos indescriptibles y se armó. Del albergue salió una gavilla de  peregrinas veganas que, abaneando bordones y al grito de “¡no la violes hí de puta”, pretendieron acabar con la chingadera y a poco las devora la Vanesa, verdaderamente encabronada y al rugido de “como me jodáis el polvo sus trago”. En fin, lo peor va a ser la llegada, inminente, a Compostela. Parece ser que les esperan en el Obradoiro el conselleiro del ramo turístico, el embajador de Egipto, el Deán, el amable señor Bugallo y la Real Filarmonía de Galicia. El Cabildo ha dispuesto también un coro de beatas de primera mañana de la iglesia de As Ánimas. Y, es seguro también, que se dispensarán las primeras “Compostelas Nilóticas” con gran despliegue de la telegaita y tal.

El problema se ha suscitado con el destino final de los animalitos, al cabo donados a Galicia por el gobierno egipcio. Parece ser que las autoridades turísticas pretendían largarlos al Pico Sacro, a modo y remedo de los dragones de la Translatio Jacobea. Pero el señor alcalde de Boqueixón, en alarde de sentido común y amor a su concello, declaró que de ninguna manera, ni por encima ni por debajo de su cadáver, que a ver quiénes eran estos de Compostela para convertir aquello en un zoológico. Al final aparecieron los de Compostela Monumental y parece que el destino final de los saurios será, y hasta el 2021, la Fuente de Platerías, donde los bichos serán amarrados y amparados por un espectáculo de luz y sonido. Estos ilustres compostelanos apuestan y aseguran que cobrando a cinco euros el selfie (e incluso amortizando las bajas, que seguro que las habrá), daría para abrir un feixe de “todoacienes” en la almendra compostelana, que al fin y al cabo es ir con los tiempos

Ay Señor, llévanos pronto, from Jakobsland y huyendo, José A. de la Riera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s